Dixon Calvo Cespedes

Miles de ruinas

No logro recordar nada,

Por más que lo intento
¿dónde quedaron todos
Aquellos momentos?
Me mata el frío
Y sigo aquí,
Con la misma nostalgia
Y sin abrigo,
Sin encontrarme con aquel
Estúpido galán que otrora fuera.

Lloré, y sigo haciéndolo
Al ver las miles de ruinas
Que fuiste construyendo,
Llámense poesías,
Cavernas o desasosiego,
Al cabo son la misma mierda,
Disfrazadas unas de dolor, oscuridad
O letras.

Me hacés falta,
Aquí, ahí o donde sea
Que mis manos te llaman
O mis labios te desean,
Si, te extraño,
Y no hay dolor más implacable
Que el de saberse muerto
Estando con los ojos abiertos;
Tan abiertos que sigo esperando
Tu regreso, aquí en esta parcela
Esa misma parcela
Donde más personas han estado
Pero no hubo miles de ruinas construidas
Con la partida de ellas.

Si, mi parcela,
Ese mismo lugar donde
Supiste que tan hermoso
Era el paraíso aquí en la Tierra.

Te extraño,
Poderosamente, te extraño
En mis ventanas, en mis ceniceros
En ese lugar donde vos pedias oro
Yo te daba fuego;
Así de idiota era esto de amarte
A tientas por el mundo
Con pies con agujeros,
Te extraño,
Por ahí va la cosa,
Te extraño tanto,
Que a veces entiendo
Porque no logro recordar
¿dónde quedó el principio
O este final?

Es todo tan complicado
Tan irreverente y absurdo
Como tener cicatrices sin huellas
Gaviotas sin mar
Y es ahí justo ahí
Donde no logro entender
Porque aunque no me logro acordar
De  nada, deseo tanto tu regresar.
Te extraño.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.