Chirritero

Memorias en pintura

Si no entendiera la memoria,

Cómo funciona en nuestro cerebro.

Si no entendiera nuestro destino,

La vida sería un desacierto.

 

Esos caminos se encontraron.

Vivaces momentos se fugaron.

Dos corazones que cómplices intercambian,

Deseos centelleantes que bailan.

 

Era un escarabajo naranja,

Motas negras que palabras intercalan.

Venía un importante mensaje,

No es casualidad que sean en las alas.

 

La caja fuerte de origami,

Dos tesoros celosamente guardan.

Una inscripción de leyenda aparece.

Conjuro que salva nuestra magia.

 

Son muchos los recuerdos de ese pasado.

Son muchas las alegrías emanadas.

Parece desidia de sabiduría,

Momentos en la mente se encarnan.

 

Alegres momentos brincan,

No ha sido una mera casualidad.

Es que todo en mi vida,

Ha sido digno de atesorar.

 

Son mágicos momentos pintados.

Como las gloriosas obras de Miguel Ángel.

Es una capilla sixtina de memorias,

A veces increíbles a esta hora.

 

Gratitud es lo que impera en esa belleza.

Morbo de un Grito sin pincel.

No sabemos que depara el destino,

Doy gracias por la incertidumbre conocer.

 

Tal vez el conjuro de Halloween.

Tal vez sea una mera casualidad.

Tal vez sea por el azul de este día.

Tal vez es que la memoria quiere jugar.

 

No importa el motivo de estas palabras.

No importa si no han de llegar.

Son una caja de origami y escarabajo naranja,

Obras que Da Vinci habrá de envidiar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.