José Cascales Muñoz

Una lucha apasionada

 

El fuego abrazadór que tu corazón desprende, está lleno de amor y de una pasión que no se apaga aunque guardes ese rencor.

Me deslice por tu cuello y tu espalda acaricie con mis manos y mis besos hasta saciar nuestra sed, llegando a tus senos donde escuchaba los pálpitos de tu corazón.

El fuego me consumía y en tu boca mis labios se derretían de la pasión que llevas dentro, una lucha entre dos cuerpos se debate en nuestro lecho, tu sonrisa es profunda y tu voz apaciguada, el amor que consumimos reposa feliz en las almohadas.

 

© José Cascales Muñoz
Reservado todos los derechos.
29 de Octubre 2016



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.