Lucy Quaglia

Las aventuras perdidas

Las aventuras perdidas

Que pienso sin apurarme

Son como ríos de fuego

Que me divierten y arden,

Me distraen en mi mente

Aunque sean disparates,

Me cantan versos antiguos

Que ni puedo imaginarme.

 

Flores en los madrigales,

Corazones que dormidos

Sueñan sueños de trigales,

Con campos llenos de lino,

 

De terneros que lamentan

Sus pasos por la pradera,

Y de gallinas contentas

Con sus pollos que pasean.

 

Mis aventuras soñadas

Piensan en las cosas buenas,

 

Duermen como hipnotizadas

De la noche a la mañana

 

Son torpes y son cobardes,

No se mueven ni levantan,

Quieren quedarse acostadas

Casi toda la jornada.

 

Mis aventuras despiertas

Prefieren las flores blancas,

 

Nunca animales hambrientos

Que te ataquen con violencia

Tan peligrosa en los bosques

Donde podés encontrar

Osos, lobos y coyotes

Si los hacés enojar.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.