blackswansaray

LA NIÑA

En un mundo que gira y no para,
una niña le cantaba a la Luna
y recogía las flores una a una,
para guardarlas en cajas doradas.

La niña vivía en sueños,
de un palacio creía ser princesa…
Un día se enamoró de la vida,
se ilusionó con vivir y amar…
Y la niña se vio perdida
en universo por ella encantado…

Y escribía poesías y le cantaba al viento,
y reía del dolor que no conocía.
Y llega la juventud y con ella las dudas,
y la historia de su corazón la retenía,
tan solo a observar de noche la cuna,
de algún sueño que tal vez en secreto dormía.

Y se enamoró como de niña de la Luna.
Entregó su alma y su alegría
a un amor que no la merecía…
El amor imprudente engaña,
y el dolor marca una herida profunda,
a los sueños los convierte en retazos de nada…

Y aquella joven de ojos risueños,
fue apagándose en silencio un día.
Su mirada ya no regalaba ensueños,
y la tristeza le arrebató la alegría.

Ya no creía en mundos lejanos…
ni en su jardín sincero.
Las lágrimas rodaban despacio,
y la vejez abrió su silo con melancolía.

En las noches de Luna callada,
cuando los pétalos abandonan las rosas…
se marchita una niña, la historia pasada,
como en la vida pasa con todas las cosas.

~ BlackSwan



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.