sanchezmorra

La Despedida

Llevaba su cabello suelto al viento y un vestido que combinaba con el paisaje. Sus ojos se entre cerraban mirando el horizonte. Siempre fueron pequeños y se cerraban cuando reía.

No dijo nada, guardó silencio y contemplo dulcemente el agua moverse, ir venir al son del viento que hacía que su vestido bailara. La brisa traía consigo paz, tranquilidad, consuelo, sosiego.

-Te fuiste pronto- le dije-.

Sentí mi voz profanar la profunda paz que tenía el lugar, pero ella permaneció inmutable ante mí y siguió bailando una sinfonía de amor vida que ella misma provocaba. Me hice a un lado y me senté en la arena a observarla, disfrutaba de su vida, su alegría.

Finamente caminó, tomó su camino sin despedirse me regaló una última mirada llena de amor, sin reproches…

-Siempre te recordaré-le dije con un nudo en la garganta mientras corría hacia ella, no estaba lista para dejarla ir-. Han sido tantas las cosas que jamás podré decirte.

Ella dio una media sonrisa mirando al horizonte una vez más y yo entendí que era hora de que ella se marchase. Pero jamás pude despedirme, jamás pude decirle adiós y me quedé ahí en el mismo lugar esperando a que ella llegara una vez más.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.