WalterFrancisco

Rencor

Me preguntó un viejo sátiro:
¿Que traes allí en el pecho?
Es una esfinge –le dije–
y la pobre convalece.

No te dejaran entrar 
–me dijo– con ese insecto
medio muerto y abulado
en el centro de tu pecho.

Señor, nadie va a notar
una muerte diminuta
–contesté– y miré unas alas
como soles apagados.

La medida no interesa
–objetó–. Si abres tu pecho
la más mínima amargura
puede crecer inmensamente.

No podrás pasar, me dijo.
¡Maldito! –grité furioso–
y me dí la media vuelta.

En el centro de mi pecho
donde habían penetrado
las diminutas alas de la muerte
en contorno al corazón
comenzó a edificarse una crisálida.

 

Comentarios1

  • carina zanchetta

    WOW!!! HERMOSO!!! BIEN! APLAUDO TUS VERSOS. CARIÑOS C



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.