Eric Rancol González

Te invito a pecar

Grítale a tu silencio.

vive este pecado alarmante,

fortalece el atrevimiento

de tus insensatas dudas;

alimenta tus interrogantes.

 

Grítale a tus temores;

Dile que nada es como antes,

dejar volar tus expectativas,

no pienses en consecuencias,

ni razones limitantes.

 

Hállame en los riesgos,

seamos valientes, desafiantes,

vivamos una ocasión única,

palpemos frutos, logros,

una esperanza tajante.

 

Coméntale a tus miedos

que me viste deslumbrante,

déjalos vagar a la suerte,

y satisface el impulso

de unos deseos vibrantes.

 

Llega al abismo, lánzate,

deja que mi vos te encante,

vive el golpe de una frase.

Llenaré tus oídos vírgenes

de pasión y palabras picantes.

 

Espanta la cordura,

bebe un sorbo delirante,

dime que opina tu piel,

de las caricias hilvanadas

por mis manos expectantes.

 

¡Viva la imprudencia! Grita.

libera tu anhelo dominante,

miremos bailar a nuestros labios

la danza del beso ajeno;

danza del buen amante.

 

Eric Rancol González

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.