Monroy Gemio Pedro

EL GATITO BLANCO

 

 

 Comenzó a olisqueár,

la flor del azahar

un gatito que vi...

Pequeño, desnutrido

y tal vez sediento.

Jugaba con una flor blanca

y con los ojos llenos de lágrimas me dijo...

no entiendo, que un humano me pegue

y que otro me de un puntapié,

si solo recojo rastrójos para comer.

Porque lloras tu también?

acaso perdístes algo?...

!SI! le conteste,

me quitaron la vida.

Si la ves, dile que estoy sufriendo,

que no puedo con mis penas,

que si no viene...

el mundo se acaba

y mi alma se quema.

P.M Pedro Monroy Gemio



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.