Pablo de Lucerna

Sutil incitación sicalíptica en un supermercado

Caminamos lento
Sin percibir mi engaño
O tal vez sabiéndolo
Te dejaste llevar

Tu mano era incómoda
Por que me buscaste?
Te lo advertí no me gustabas
Y aún así porfiaste

Entramos al super
Dimos mil vueltas
Compramos un vino
¿Donde está el queso?

Ronroneaste feliz
Caminabas coqueta
Pero miraste ese envase
Entonces te descubrí

Te detuviste sospechosa
Curvándote como plastilina
Para indicarme que ahí
Había promo de vaselina.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.