YO CLAUDIO

POEMA PARA MI TÍO.

Fuiste mi amigo, 

mi gran amigo.

Desde niño recuerdo tus palabras

tus dichos, tu enseñanza.

Tu sabiduría, me la entregaste en la mano,

tus consejos,

todo me lo regalabas.

Los momentos que viví a tu lado 

mientras me enseñabas a cortar una madera,

como enyugar los bueyes,

como arar la tierra, todo fue bueno,

pero de pronto te sentiste mal 

y se empesarón terminar los días buenos. 

Nos dejaste en esta vida 

una enseñanza millonaría, nos dejaste tu alegría 

ese don que traías siempre 

a flor de labios, eras, fuiste, y serás mi tío,

te recordaré por siempre, 

amigo Lorénzo o némcho como 

muchas beses te llame.

Amigo Lorénzo, de mis ojos 

brillaron lagrimás de dolor,

lagrimás que no se fueron al vacío

o se desvanecieron en el aire

antes de caer al suelo.

Amigo Lorénzo, fuiste lo mejor,

hoy desde la tierra, bajo la luz de la luna

te puedo divisar en las estrellas 

tu rostro sonriente con una sonrisa 

que nos dejaste a la luz de nuestros ojos 

y que recordaremos por siempre.

Tu amigo bueno, amigo sincero 

que nos dejaste tu paz 

y tus buenas aventuranzás,

hoy que te as reunido junto 

a tu mama y tu papa mas aun

junto a tus hermanos y hermanas 

que partieron antes que tu

y los que quedan aquí 

te despidieron con lagrimás 

de dolor, pero con alegría 

de saber que vas a estar en buena manos 

en las manos de Dios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.