argantonio

La dulce calma

Todo era a mi alrededor el campo en su soledad

Pero yo ajeno a lo que ocurría no me daba cuenta

De que el riachuelo desaparecía y yo tenía más edad

Ya no se veían patos ni se oía el croar de la rana la tarde era lenta.

 

Ahora desde el borde de mi cama,

se oye el incesante tráfico,

se interrumpe la dulce calma,

el ruído me recuerda que vivir es trágico.

 

Vivir es trágico y dulce a la vez

Porque somos plantas esperando primaveras

Ayer éramos jóvenes pero ahora llegó la vejez.

 

Te acuerdas de como eras

Por suerte algo loco sin sensatez

Disfrutando de todas las quimeras.

Comentarios1

  • argantonio

    Tximeleta deseo que con la lectura de este poema te hayas sentido acompañada un afectuoso saludo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.