mateoz rock

Célebres pensamientos.

Un agujero glorioso,

Un túnel sin retorno

Sin posición aparente

Se mueve  entre paredes,

Entre estrechos caminos,

Entre laberintos de dolor.

 

Entre el muro y la razón un indiscriminado Latigazo,

Sin temor, sin dolor

Solo esos ruidos escandalosos

Que en mi cabeza causo.

 

Esa ira, ese amor.

En mi cuarta tempestad ya estoy,

En mi delirio de eternidad,

El sufrimiento de mi debilidad.

 

De la atadura en la que me encuentro,

De cada grito que escucho

Mientras acaricio

Tibias montañas.

 

Mientras un volcán nos calienta,

Pues acompañado siempre estoy.

No creáis que mi dolor es un obstáculo,

De mi debilidad, de mí Fatiga.

 

Llevo horas aquí y la tormenta me alcanzado,

La erupción ha llegado;

Pompeya nos ha marginado.

  

Y al final un grito;

Miro al cielo pues por quién

Doblan las campanas.

A terminado solo sin ti,

Sin tu cuerpo de mujer… 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.