Carlos Justino Caballero

EL DESGASTE  

 

Se alisan las piedras y desgastan con el paso

del rio que las moja como viva imagen

de los años desgastando vida

que no es roca.

 

Se han ido incluso los zorzales y calandrias

que volaban rasantes sobre el río, ya no hay aves

en este desgastado discurrir de tiempos

para el hombre.

 

Pero algunos rebuscan en el hondo y rico

contenido de sus almas nuevas formas

afines a su esencia y en plenitud proyectan

al mañana.

 

Aún las piedras, desgastadas por el agua, viven

fresca la caricia que desgasta y en su entorno

aprecian vida activa con luz que se engalana

en tornasoles.

 

 

De mi libro “Desde aquella Strelitzia”. 2014 ISBN 978-987-1977-32-1

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.