Deborah Jana Kausel

Letargo

14

 

Una noche larga

deambula por la agonía

de una memoria sin recuerdos.

Sentado esta el hombre,

rebosante en la nostalgia de los años

un cuerpo sin cicatrices, sin callos.

Esbelta figura inanimada

Blanca y callada como la noche

Ojos quietos como la luna

Negros y amargos

Dos grandes vacíos que jamás serán llenados

que triste el recuerdo de su tacto

gélido y punzante

Y su caminar poco agraciado.

Se va desafinado y torpe a la tumba.

 

Te vas sin decir adiós

pero nadie sintió tu perdida

Y tu sombra se alegra de no acompañarte

al letargo.

Comentarios2

  • Ana Maria Germanas

    Brrrr, Deborah !!, cuanto frio, senti, ante un ser tan insensible, como el que retrataste !, eso fue exactamente lo que tu poema me transmitio, cuanto desprecio!! podra ese desdichado merecerlo ??, cariños para ti.-

  • B. Wayne

    *Leído.
    Saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.