Jorge Aimar Francese Hardaick

AMOR TARDÍO

Su tristeza se reflejaba
en los empañados espejos
del pasado,
su mirada humedecía
sus rosadas mejillas,
mas, a pesar de su nostalgia,
brotó una sonrisa de sus labios
queriendo afrontar el presente
con su mochila cargada
de sombríos recuerdos…

¡Bienaventurado!
ese amor tardío
que siempre llega.

Jorge Aimar Francese Hardaick
Argentina
Derechos de Autor©



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.