A. Martinez

Eres...

 

Eres mi pan,
y me bendices con tus ojos líquidos,
con los pétalos
sedientos que
que se desprenden de los labios,
cuando llegan tiernos besos
a sacudirnos la boca.

Eres mi amanecer,
y llegas con tus manos
llenas de colores,
que respiran por la casa,
que escapan
pecho adentro,
purificando
con su calor,
todos los sueños.

Eres mi lluvia,
y yo me levanto feliz
entre tus gotas,
debajo del cristal de tu sonrisa,
que me despeina el corazón
y refresca mis raíces,
mi corteza,
mis caminos.

Eres mi calendario,
y vas pariendo las semanas,
dejándolas sobre la mesa
para que el reloj
las ilumine,
llenándolas de azúcar
y de abrazos.

Eres mi refugio,
y das tus brazos para recogerme;
florezco entonces
desde tu vientre,
desde tus muslos,
y somos como la sal y el agua,
mar y sendero
donde la vida canta.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.