Franco Nicolas 2W

Huellas en la nieve

 

Él me amaba y yo era su dueño

Que me acobijaba en su suave pecho

Y su corazón latía

Latía con mucho esmero

Y tenía un perfume que recuerdo,

Un aroma de amor eterno

 

Esos ojos cristalinos

Más claros que el glorioso mar

Me dejaban un grato camino

En donde no prometía soledad

 

¿Escuchas eso?

Es el ladrar que deja eco

En mi hogar

Siempre esperando en la puerta

Puede que haya un triste final

 

En aquel parque de otoño

Caminábamos nosotros solos

Tu morro daba un cálido respiro

Que crujió el árbol y lloraba el rio

 

Nuestro paso era más pausado

Me sostenía de tu lomo fino

Sin darme cuenta de lo que estaba pasando

Llego el invierno frio

 

Tu amor nunca murió

Ni cuando el invierno cayó

Lambias mis mejillas

Desesperado estabas

Que ya llego la hora

La muerte me abrazara

 

            Él me amaba y yo era su dueño

Acariciaba sus blancos pelos

Lo mire con sus ojos llenos de sueño

Y sentí que su corazón dejo de latir

Dormimos con un hermoso recuerdo

                                             L.R



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.