deividstiven

SE DEJA DE QUERER SIMPLEMENTE

 

se deja de querer simplemente,

aunque el corazón nos engañe,

y la costumbre nos engañe,

aunque luchemos

con el astio, con lentos

atardeceres, y no queramos

llorar. se deja de querer simplemente.

 

como me dueles en el alma,

me acostumbre a tu calor, y a tus manos.

como me dueles en el alma, ya hallaba 

en tus besos, aquel remanso, donde se descansa.

 

pero llega la hora de partir,

de tus brazos, para caminar hacia el olvido.

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios1

  • Ana Maria Germanas

    Y tan cierto deivid !!, esa confusion, de costumbre con amor, y tan duro prescindir de esa compañia, que se nos ha hecho carne , muy buenos versos , cariños .-



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.