BARDO DE LA LUNA

TERNURA II

busca sus ojos en el cielo)

Era tan suave su alma,
y tan dulce su corazón,
¡que perdida era mi mirada!
con solo imaginar su amor.
Y... su mirada,
si tan solo su mirada
me amara

Era imposible buscarla,
buscar las puertas de su alma,
pedí al cielo cuidarla
y en la eternidad amarla,
Y... su mirada, vi
en tan solo su mirada
ella me imaginaba.

Conocí sus caricias
bajo su tierna sonrisa,
encontré su amable mirada
que a mí, me amaba.
Y... su mirada
ahora su mirada
solo a mí me ama.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.