Raul Gonzaga

Esa ignota ausencia

 

Cuando descubro ese templo,
Lleno de gracia y de amor,
Siento la fuerza, el color,
De la belleza que contemplo;

Es un rayo, el que yo siento,
Radiante de gran pasión,
Rompiéndome el corazón
En amoroso tormento;

Es esa ignota ausencia,
Esa tormenta divina,
Esa tan íntima esencia,

Fuente de luz cristalina;
Es la vívida presencia
Que mi conciencia domina…

Comentarios1

  • Raul Gonzaga

    El Maestro, dijo: Bienaventurados los que, sin ver, creyeron; Exupéry: Lo esencial es invisible a los ojos; yo digo: Amemos lo sutil...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.