leyver

Calma

La palabra la desgarra el viento,
la tinta la devora el tiempo.

 

El cielo azul y triste,
su tristeza calmada, sin sentimiento,
más preferiría un invierno que una noche tibia,
una noche que me deje sin aliento.

 

La falta de ausencia es falta de sensación,
de paisaje sin inspiración,
una noche tranquila
deja sin pasión.

 

El desapasionado corazón
busca un gélido abrazo que encienda el calor.

 

Una noche tranquila
deja sin pasión.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.