Johan Molobo

La voz menguante

Porqué y porqué?
el velero de la vida
se hace al mar.

 

 

_____

 

 

Va más allá y más allá,
de la frontera azul
del horizonte.

 

 

______

 

 

Donde al fin y al fin,
va pisando el sabio
los talones a la noche.

 

 

_____

 

 

Y es ahí y ahí,
donde beben los pies
de la fuente del descanso.

 

 

_____

 

 

Guardó y guardó,
un cofre en su interior
el tesoro del silencio.

 

 

_____

 

 

Qué llegó y llegó,
a brillar igual o más
que el firmamento.

 

 

_____

 

 

Pasadas y pasadas,
ya las doce medianoche
se arruga a tiempo el tiempo.

 

 

_____

 

 


Muriendo y muriendo, 
brazas tras el escapulario,
recuerdan la voz del fuego.

 

 

_____

 

 

Fuego mudo y mudo,
para la orquesta de Dios,
no quedó ni el son de un humo.

Comentarios1

  • Toqui

    Fuego mudo y mudo,
    para la orquesta de Dios,
    no quedó ni el son de un humo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.