Carlos Justino Caballero

UNA VEZ FUI ARBOL

 

A veces yo he sido tilo

y otras también tronco de roble

y he sabido de ramas y de hojas,

enraizado en tierra o piedra.

Y así, siendo yo árbol,

he sentido brisas que acarician,

el sol y en él su sombra

y el agua de lluvias que bebí­a

ávido en mi sed.

Extendí­ las raíces en honduras

para tomar vida de los suelos

y la savia recorrió mi cuerpo

de lo oscuro a los lí­mites del aire.

He sentido el caminar de hormigas

y el miedo de ser árbol indefenso

e impotente he implorado por ayuda.

He vivido la belleza de ser copa,

de sus verdes frondosos y cambiantes

a sus sepias quebradizos y otoñales

y he temido al frío del desnudo,

siendo tilo o siendo roble, en el invierno.

 

Y vivida mi insólita experiencia

me he salido de ese roble y de ese tilo

para contemplarlos admirado desde cerca

sabiendo que nunca dejarí­a ya de serlo,

porque no podría abandonar el fuerte impulso

de amarlos... porque fui árbol.

 

 

De mi libro "De letras nacidas entre poetas". 2013 ISBN 978-987-1977-03-1

Comentarios2

  • Antero

    ... a veces lo que sea, siempre, poeta, eso eres.
    Saludos, feliz semana.

  • Melba Reyes A.

    El tilo tranquilizador, el roble, fuerte madera preciosa...Cualquier árbol sirve para una hermosa metáfora, amén de quienquiera podría haber sido árbol, seguramente lo ha sido-lo es quien, como usted, tiene una sensibilidad poética especial. Saludos.

    • Carlos Justino Caballero

      Sin palabras para agradecer tu presencia en mis letras, estimada Melba!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.