argantonio

El samaritano

Cuando de veras lo necesitas,

encuentras a un amigo,

contra el desamparo amigo,

y alivio en dolorosas cuítas.

 

Que nos hacen seres humanos,

que se se sienten queridos,

y vuelven a ser comprendidos,

sintiéndose de nuevo hermanos.

 

El día es largo para el solitario,

larga se hace la madrugada,

solo espera el calor del astro rey.

 

No espera nada extraordinario,

solo sobrevivir la jornada,

y ser uno más en la pobre gréy.

Comentarios2

  • argantonio

    Me acuerdo de aquellos tiempo cuando éramos más pobres pero más felices entonces cantábamos y reíamos de manera espontánea. Saludos

  • argantonio

    Cantad a la orilla del río que es nuestro amigo y es silencioso como el mar, cantad sin parar y después bailad hasta la próxima madrugada



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.