eibaoga

De niño fui un soñador que jugaba con los sueños.



 

De niño fui un soñador que jugaba con los sueños.

 

Y ni sabía ni quería saber que era eso de hacerme mayor.
Para hacerme, tuve que mezclar años con desengaños.

 

Y cultivar vida en secano y en regadío 
y tristeza e inquietudes
y las lluvias torrenciales y los sirocos 
y los libros de ayudar a hacerme 
y la alegría explosiva de los primeros besos escondidos 
y la luz del vivir 
y la oscuridad de las muertes.

 

Y me iba haciendo mayor
viajando caminos de un lado a otro

 

He juntado después la mar de las estrellas 
con la espuma firme de la tierra. 
El respirar del sur con la morriña del norte. 
He puesto canciones en los márgenes de lo que viví. 
No he puesto muros al corazón ni freno a las ideas.
Y después de todo este tiempo vivido 
de pisadas sin más a pasos largos y cortos.

 

Me hice mayor
para volver al mismo prado de mi infancia.

 

Y por último, ahora, como cuando era niño ...,
sigo soñando con la belleza infinita del universo.
a la espera del viaje a las estrellas.

Comentarios2

  • Hugo Emilio Ocanto

    ¿Sabes poeta que has escrito unas letras maravillosas?
    Te felicito, amigo, de corazón. Recuerda contestar en el anterior poemas. Un abrazo Hugo Emilio.

    • eibaoga

      Gracias Maestro Hugo Emilio.
      Bueno, a ver si se me va pasando esta pereza que arrastro y entro más en esta casa nuestra de Poemas del Alma.
      Abrazo fuerte amigo mío.

      • Hugo Emilio Ocanto

        Entra, con texto extenso.
        Hay un aprendiz que quiere interpretar tus letras.
        Es un viejito loco, pero tiene un corazón de adolescente...
        Tú puedes, cierra los ojos, y remóntate...
        Abrazo fuerte amigo mío.

      • Hay 2 comentarios más

      • María Isiszkt

        Igual he sido así, ahora ya no juego, los sueños son humo eterno
        Un beso



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.