Mundoirreal

Yo también fui una azucena...

Yo también fui una azucena;

y en incólume floresta

adornábase la escena

de los pájaros en fiesta,

 

Y escribía letras blancas

a la luz de las farolas,

al ocaso en las barrancas,

al bramar de caracolas...

 

Más la estrella de mi verso

no bajó del capitel...

y mi rumbo fue el inverso

que el de todo aquel vergel

 

Y lo quiso así el destino;

que observando su tronío

¡eché mano del espino,

por cubrir el daño mío!

 

Con el tiempo quiso el agua

devolverme en su reflejo...

y en lugar de tul de enagua,

piel de púas dió el espejo

 

Más mi tallo -ya escabroso-

hoy no añora tez de seda;

es el cardo, pernicioso...

y aún así su flor hospeda.

Comentarios2

  • joanmoypra

    Poco te puedo decir
    sobre esta obra de arte,
    sino que ya forma parte
    de ese arte al escribir,
    por el que felicitarte
    es cuanto suele convenir.

    Sencillamente magistral tu poema

    Un abrazo desde la tierra de Don Quijote de la Mancha.

    joanmoypra

    • Mundoirreal

      Muchas gracias, por el honor de tu lectura, y la belleza de este comentario! un abrazo enorme

    • Carlos Justino Caballero

      Encantado de leerte! Yo supe ser árbol una vez...

      • Mundoirreal

        Muchas gracias por su paso por mis letras y bello comentario, Saludos



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.