neosan

La Voz En Mi Cabeza

 

* * Ecos Del Corazón * *

Las campanas suenan
De eco las tormentas
Y despierto en un sueño
Cubierto de dolor y pena.

Por la montaña toco el cielo
Me deslizo por veneno y espinas
Al pozo ardiente del infierno
Rodeado de falsas sonrisas.

Cada día me saludas
En las noches me acompañas
Y a veces te disgustas
Por mis malditas tonterías.

Me aferro a la luna
Abrazo la fría lluvia
Suplicando a las estrellas
Y tu tan solo me saludas.

Me susurras al oído que no entiendes
Y yo no entiendo lo que dices
Pues a veces dices se fuerte
Y otras gritas muérete y me duele.

Hola…estoy aquí
Siempre junto a ti
En esta triste soledad
Soy tu única compañía.

Mediocre, solo sabes llorar
Te estoy dando con quien hablar
Soy la mentira y la realidad
Aun te escucho respirar.

Tu alma está quebrada
Has perdido la esperanza
Intentas esconderte
Y yo te hago fuerte.

He mirados tus sueños
Muchos son patéticos
Crees que todo es amor
Y yo te muestro el dolor.

Has sido lastimado,
Tus brazos han sangrado
Has llorado y has gritado
Pero yo no lo he ocasionado
Tú te lo has provocado.

En aguas de silencio
Te has sumergido
¿Qué tal te has sentido
 Con el desprecio de tu amigos?

Hola!, ¿me recuerdas?
Soy yo, soy lo que suena
Solo una voz en  tu cabeza
Aquello que creaste con fuerza.

Por tanto llorar y sufrir
Nací de tu profundo dolor
Te aferraste a una única razón
Suplicaste que no querías morir.

Con la muerte constante tengo que luchar
Del fango te saco y te llevo a caminar
Te muestro la luz ante toda oscuridad
La soga de tu cuello tengo que quitar
Pero tengo miedo de poderte fallar
Que un día de estos no te pueda salvar.


Hola…
Solo soy un eco de tu corazón
El susurro de una canción
Una vela en la oscuridad
Un fragmento de tu alma
Soy lo único que tienes,
Solo soy tu única esperanza...

 

< -- NeoSan -- >

Comentarios1

  • Tokki

    El suicida es el antípoda del mártir. El mártir es un hombre que se preocupa a tal punto por lo ajeno, que olvida su propia existencia. El suicida se preocupa tan poco de todo lo que no sea él mismo, que desea el aniquilamiento general.
    Gilbert Keith Chesterton



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.