Eduardo A. Bello Martinez

Cuando me hablas.

Cuando hablas

me voy amalgamando a cada frase

y pienso que sería bueno

morirme de tu voz

llevándome tu voz

donde sea que vaya

cataléptico y alucinado

 

Ese sonido es tan real

que puedo olerlo

lo veo rodeándome

sitiándome

y yo me rindo gustoso

me entrego desarmado y flexible

dejando mis banderas

delante de tu boca

 

Tus labios se mueven despacio

pero sus olas tímbricas

con su fuerza

revuelven tempestades

que me atraviesan el pecho

y acarician

y encienden

y desatan sentimientos

 

Dime otro poco

utiliza ese sonido que ilumina tu garganta

que se enreda en su vuelo

a mi mirada

muéreme con tus palabras

que me besan

que me ciñen

que me bañan

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.