Esteban Mario Couceyro

La calle Juncal



La lluvia

me moja

como si no importara

mi presencia

esta noche

en la calle Juncal.

 

El calor sofocante

de vapores

que circulan

como figuras de baile

acompañan mi paso

por la calle Juncal.

 

El aire se hace escaso

como si un puño

gigante

me apretara

impidiendo avanzar

por la calle Juncal.

 

Sin poder más

me siento

en el cordón

y mis pies

son arrastrados

por ese río

de la calle Juncal.

 

Comentarios5

  • Beatriz Blanca

    Lluvia de espesa tristeza que se ahoga en la calle Juncal. Me falta el aire, deseo encontrar un rincón para poderme refugiar. Esto me produce su lectura. Tiene mucho efecto.
    Que tengas un lindo día.

    • Esteban Mario Couceyro

      El personaje describe el agobio, en este caso ante la lluvia, el mecanismo es idéntico con otros aspectos del imaginario del sujeto, por ejemplo el agobio en una relación con el otro, que se torma tóxica.
      La surrealidad, está justamente en qué es sujeto a ese nivel de agobio.
      Gracias, parece ser una primavera suave.
      Lo mejor.
      Esteban

    • Ravniko Juur Holstain

      Muchas veces no nos damos cuenta que aquello que nos agobia somos nosotros mismos al no ver la realidad...
      Como siempre un placer y honor conocer sus letras maestro...
      Saludos
      Rav

      • Esteban Mario Couceyro

        Es así, los fantasmas que nosotros mismos creamos, hacen una realidad agobiante.
        Un abrazo.
        Esteban

      • anbel

        Lindo poema que me encoge el corazón.Un fuerte abrazo.

        • Esteban Mario Couceyro

          Cuantas veces la angustia, nos embarga el alma. Por eso creo que el mejor antídoto, es pensar en el otro..., o sea el amor.
          Lo mejor para ti.
          Esteban

        • Margarita Dimartino de Paoli

          BIEN DESCRIBES EL CAMINAR DE UN HOMBRE AGOBIADO POR SUS PROPIOS PESARES.-

          UN CARIÑO EN LA DISTANCIA.-

          MARGARITA

          • Esteban Mario Couceyro

            Gracias Margarita, es así, el agobio son nuestras propias sombras.
            Un abrazo.
            Esteban

          • Jose Adolfo

            El universo / su lenguaje / casi siempre se rebela / se une a los infortunios y se lleva todo a su antojo por delante / El hombre agobiado sigue su andanza / aunque las lluvias amurallan los caminos o refrescan la memoria

            • Esteban Mario Couceyro

              La angustia, sofoca y anonada al personaje, como más de una vez uno mismo le ha pasado.
              Un abrazo.
              Esteban



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.