Eddy Cárdenas García

Luz y ocaso

 

 

 

 

Luz y ocaso

 

 

 

 

Busqué en mi sueño perezoso

el universo de tus días,

le robé alas al viento

y te encontré en el umbral del mediodía,              

surgiste, aun, divina

muy cerca de mis desvelos

mitigando el alma herida.  

 

Porque no pude como el agua

apagar nuestra sed,

porque otros te han querido

y compartido tu dicha,

porque no pudimos seguir amándonos

¡Tú eras mar para mi barco

brisa frágil que hoy adormita en otros brazos!

 

Y nuestra dicha se reduce

al apacible vuelo de una gaviota de verano,

tú, tu eras mi verano       

sombra virgen en mis manos,

poemas  de amor declamados en secreto

y que aun habitan en el alma reservados. 

 

Por las aristas de mis huesos

aun divagan esos ardores, ¡fue en mis brazos,!

un buen tiempo aquellos pétalos maduraron

entre la luz y el ocaso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.