Carlos Justino Caballero

ROJO RESPLANDOR

 

He visto el fuego

y escuchado su fragor descontrolado.

He visto el ímpetu del viento y la humareda

y el rojo resplandor del miedo.

Impotente ante el avance inevitable,

de pie en el peñasco me interpuse

guardando en el vigor de una plegaria

mis esperanzas, mis anhelos y mis sueños.

Escuché entonces voces roncas

de gigantes polvorientos y tiznados

que bajaban exhaustos por el sur

y por el norte oscuro.

Protector el rí­o, cubrí­a sus espaldas

y mis ángeles sus flancos más endebles,

mientras presentaban desigual batalla

al incendio voraz que en la sierra se expandía.

Súbitamente, después se disiparon

con el mismo sigilo que llegaron.

Todo quedó en silencio.

Todo quieto. Todo en el tiempo suspendido.

Como yo, otra vez subido en el peñasco.

 

De mi libro "De soles y de escarchas". 2004  ISBN 987-9415-17-5

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.