Juventino Pérez

Cáncer

Cáncer

Mi aliento sereno
Que llega a tono de susurros
Mis fuerzas no entran de lleno,
Me encuentro en cuatro muros.

 

Mis manos ya no tienen la resistencia,
Para lazar a un  bravío toro.
A mis seres queridos, les deseo resilencia.
Remembrando momentos en silencio lloro.

 

¡Qué dolor, qué sufrir!
¿Qué tiene que ver con el existir?
El que quiera llorar que se desahogue,
No quiero que me lleven a la morgue.

 

Habrá palabras que fueron como semillas,
Unas brotaron y formaron un majestuoso jardín,
Otras que no lograron germinar,
Fueron mezcladas con polvo y cenizas.

 

Ya no puedo caminar, me postro sentado,
¡Cuántas acciones he perdonado!
¡Cuantos lamentos he desencadenado!
Esta luz se quedará encendida.

 

Si deseé vivir, fui deficiente de amistad,
Si anhele amor, carecí de perdón,
En medio de mucha reflexión,
Pedí a Dios que se haga su voluntad.

 

Si al verlos que me dan abrazos,
Se percibe el leve fuego,
Las gratitudes, besos y deseos;
Los grabaré en mi helado ego.

 

En mis manos, tengo un rosario,
Intercediendo a sus ruegos,
Como ángel, guardare sus pasos,
Por sus felicidades, allá les sonrió.

 

¡CÁNCER! Enfermedad cruel y silenciosa,
Que apagas la vida de un ser,
Que ha luchado…, lo haces perseverar,
Deseando en las auroras poder sanar.

 

Juventino Pérez

Comentarios2

  • Toqui

    Nadie jamás ha comprado nunca nada.
    Una mano que tiendan y te de calor, eso basta si sabes llenar el corazón,

    • Juventino Pérez

      Muy cierta sus palabras. Hay que sanar las heridas con mucho perdón.

    • María Isiszkt

      Muy cierto, es un maldito bicho que va minando las fuerzas del ser amado, yo lo acabo de vivir en mi hogar que ha quedado destrozado, y mi niña y yo lo vivimos.

      • Juventino Pérez

        Lo lamento mucho. La pérdida de un ser con esta enfermedad es triste, ver a ese ser desvaneciendo levemente es doloroso. Mucha fortaleza.

        • María Isiszkt

          Hola poeta, me voy a trabajar, pero antes diré que si es muy triste mi esposo era un chico joven y fuerte, pero la maldita enfermedad no sabe de edades y me lo dejo convertido prematuramente en un anciano, horrible amigo es y ha sido.
          Gracias, un saludo



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.