donrevis

AUSENCIAS

AUSENCIAS


Contigo está pero en perpetua ausencia,

tan cerca y tan lejos de tu lado,

navegando quizá por el pasado

o soñando Dios sabe qué vivencia.

                                   

Sólo tienes su cuerpo sin mirada

perdido en una nube silenciosa.

Tan sólo una sonrisa afectuosa

con tintes de tristeza dibujada.

 

Si le hablas, en su ausencia, no te atiende,

la acaricias y te mira sin mirarte,

ni una señal que pueda confirmarte

que te sigue queriendo, que te entiende.

 

Es tan sólo en sus lúcidos momentos,

cada vez más breves y distantes,

cuando te miran sus ojos brillantes,

que se inunda tu alma de contento.

 

Y el amor que rebosa su mirada

con su silente y nítido lenguaje,

te transmite su cálido mensaje

de ferviente y leal enamorada.

 

Y entonces no te duele el sufrimiento, 

se mitiga este trago tan amargo

de observarla sumida en un letargo

que le niega cualquier entendimiento.

 

Pides que se mantenga este resquicio

que ilumina esa parte de su alma

y que duren amor, paciencia y calma

que ayuden en tu duro sacrificio.

 

Lentamente los meses van pasando.

Tú te entregas a tu febril tarea

a pesar que la angustia te golpea

pues percibes que ella se está acabando

 

y temes que no sea suficiente

el tiempo que te queda aún a su lado

para compensar todo lo que te ha dado

porque su corazón sigue consciente.

 

Jose Cruz Sainz Alvarez

Julio de 2017

Comentarios4

  • Maria Hodunok.

    Tristemente emocionante, amigo.
    Una enfermedad sin piedad, que trae dolor a toda la familia y se siente la impotencia de no poder hacer nada, solo acompañar.
    Tremendas letras.
    Felicitaciones.!!!!

  • Fabio Robles

    Me has sensibilizado con tus letras, triste realidad para muchas familias. Un tema que lo trataste muy bien. Mi abrazo fraterno

  • María Isiszkt

    Triste realidad donrevis,

    Yo he cuidado de volunatria personas con esta enfermedad, de verdad que el corazón se queda encogido.

  • Hugo Emilio Ocanto

    Una triste realidad en las personas que la padecen.
    Cuando puedas visitarme, estoy en el portal.
    Mi saludo.
    Hugo Emilio.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.