ErC

Despedida en el Andén

En el andén de las memorias rotas
las sonrisas de luna se manifiestan
hipócritamente entre bosques raudos
raudos de otoño y viento en ciclos,
en armonía el silencio con su música,
la garganta perforada por el beso,
el corazón trozado por el adiós,
                        rechinan los trenes
en la fusión de los tiempos
                               y estaciones.

El andar del olvidado pernicioso,
entre huellas cruzadas en pasado
y el fatal dolor del futuro,
es presente vivir en el planeta
de las emociones ralas
donde el oro y la sonrisa no congenian.

En el andén el género se distorsiona
en el reflejo de las ventanas
entre paisajes perpetuos
y miradas laberínticas.

El abrazo del que se marcha
el crujir del que se queda.

Camina la muerte soñolienta
en la gracia del fragmentado amor
desmoronizado entre sexo y despedida.

Ecos en el paso que avanza
en contra del tiempo y el espejo,
el enamorado se encamina al vacío
el viajero se va a otro lugar
de águilas de fuegos
donde las cenizas del dolor
                        renacerán.
El enamorado por lo tanto
no tendrá
                     a quién amar.   
  



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.