Enrique del Nilo

DESDE LA TARDE DE LA HIGUERA


AVISO DE AUSENCIA DE Enrique del Nilo
Mis letras no conocen de la brida de "derechos de autor" así que si les premias con el palmares de adoptarlas y darles tu nombre, siéntete en libertad de hacerlo, que feliz me sentiré de ver que ellas logran alcanzar las fronteras que yo jamás les podría dar


 

 

 

Unos dicen que fue Terán,

otros que fue Rodríguez,

mientras ellos mismos lo niegan,

porque para apagar un sol

te has de quemar la manos

 

Flaco, harapiento y desgarbado

lucía el comandante

a la hora de ser capturado;

mas nunca dirán que lo compraron

o que se entregó por hambre;

las fuerzas le abandonaron

y la humanidad lo pagó muy caro

 

Pudo haber sido

un médico, quizá renombrado

allá en Rosario, Argentina;

pero quiso la vida que viniera

a morir ajusticiado

aquella tarde en la Higuera

y desde ahí postergarse en la historia

y que toda América lo sintiera

 

Hoy es amado

y odiado…

hasta por unos temido,

criticado…

y ¡hasta usado!

por los bastardos

que viven de su memoria,

parásitos de la historia

 

¿Qué si ordenó muertes,

que si mató?

¡Póngase serio,

no le dije que fuera un santo

o acaso que fuera dios!

pero cuando sus manos la sangre tiñó

fue para librar al pueblo

de un mal hijo de su nación

 

Cuando aquella timorata bala

encajada atrás del cuello,

cortó la vida del hombre,

le dio vida al mito

de ese inmenso guerrillero

que ignorando fronteras

nos exigió americanos,

precursores del pueblo

 

 

 

 

Comentarios2

  • Marlon A. Toro

    Me gustó mucho. Me hizo apreciar un grado de admiración por tal histórico personaje.

    • Enrique del Nilo

      Me ha gustado tu pase
      por estas ínfimas letras
      pretendiéndose homenaje
      a quién como bien lo llamas
      un histórico personaje

    • Toqui

      Buena poesía. Armas no, desarme total de todas las naciones y criminales

      • Enrique del Nilo

        Cada sociedad hermano
        vive su propia historia,
        su propia revolución...
        Mexico abandonó las armas,
        hasta que la Revolución había triunfado,
        mismo caso de Cuba y Nicaragua,
        otros países lo han logrado
        por la vía pacífica

        Pero aún en países como Nicaragua
        hay sectores
        que reclaman
        un robo a la Revolución

        De cualquier manera
        gracias por acompañarme



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.