Alberto Escobar

El niño que me forja

 

Donde quiera que haya niños existe
Una edad de oro.

Novalis

 

 

 

 

 


Necesito agarrarme a tu popa
Para seguir surcando ilusiones.
Me forjaste en la inocencia,
En la plastilina de un cerebro
Ávido y naciente.

Ahora, en el centro de la senda
Miro a la playa donde te adentrabas
Mar adentro.
Donde levantabas castillos derrotados
por el reflujo de las mareas
que mojan toda la arena
de los relojes.

Solo tu recuerdo me da el norte.
Todas las brújulas que compré
Fueron confundidas por imanes
Que vendían cielos por parcelas,
Cielos que descansaban sobre
Nubes de papel escrito con
renglones vencidos por el peso.

Me fuiste construyendo como si
de tu Galatea se tratase.
A golpe de cincel fui tomando la
forma que te hizo caer en el amor.

Ahora, con el color manzana que
Sobre la piel denota la madurez
Hago balance.
Te busco tras las esquinas del ayer
para detenerte, mirarte a la cara
y preguntarte por qué.

Quiero que me cuentes mis claves.
Quiero responder a las preguntas
Que el pensamiento me lanza con
Sarna sobre mi conciencia.
Cada día.

¿Puedo deshacerme de ti y
Empezar otra vez?
No es que esté descontento
Es que quiero poder elegir...

Comentarios2

  • Paco Jose Gonzalez

    Un poema notable.
    Saludos cordiales, paisano.

    • Alberto Escobar

      Me alegro de que te guste Paco.
      Este domingo, y cada dos domingos, tenemos un encuentro de poetas en El Rincón del Búho, calle Parras 31 a partir de las 20.30h.
      ¡¡Te esperamos!!

    • Alexandra L.

      Eso es vivir un constante cambio, hacer y deshacer, cerrar etapas que dan comienzo a otras. Placer leerte Alberto.

      Saludos, feliz noche, Alex.

      • Alberto Escobar

        Gracias Alex, perdona el olvido de contestarte.
        Han pasado tantos meses...
        Un abrazo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.