alejandro fozar

XII. Debido a M.O.

Febril y problemático

veinte siglos de soledad

a desempolvar del ático

el vinilo de la verdad.

 

Clavar en el surco la púa 

rompe la fritura el violín 

de quien adivina el futuro

Enrique Santos, Discepolín.

 

Canción desesperada

Yira yira, Malevaje,

Cafetín de Buenos Aires,

Uno, Cambalache.

 

Porteño a estrofa y teatro

con apellido de un hermano

llueven al dos por cuatro

versos servidos con la mano.

 

Suena más triste el violín 

por quien muere de tristeza

el tango esa rareza

Enrique Santos, Discepolín.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.