Jorge Aimar Francese Hardaick

ELLA ERA LA FUENTE



Se hundían mis labios
en el agua serena,
tan fresca y tan pura…

Ella era la fuente,

ungiendo mi pena;
saciando mi amor
de miel y colmena.

Sus besos en flor,
labios de niña
de néctar y albor…

Cincel de pasión,
de esos amores
que nunca se olvidan;
que jamás se cuentan
por solo el temor
de perderlo mañana.

 

Jorge Aimar Francese Hardaick - Argentina

Derechos de Autor©

Comentarios1

  • Mundoirreal

    Es un placer encontrar tan sentidas y dulces palabras! felicidades y gracias por compartirlas

    • Jorge Aimar Francese Hardaick

      Gracias por tu cálido comentario dejando tus huellitas en mis humildes letras apreciada poeta "Mundoirreal". Recibe un cordial saludo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.