Max Hernandez

Vals


AVISO DE AUSENCIA DE Max Hernandez
Con poco tiempo disponible.


Un vals, una hermosa pieza

No hay mejor música para invitarla a bailar

¿Me acepta esta pieza, mi bella princesa?

¡Osadía? ¡No! ¡No! No es osadía

Es solamente aprovechar esta oportunidad

Única e irrepetible

De poder estar cerca a usted

De tomar sus manos

De sentirla tan cerca

De tenerla aquí...

 

No tema, que mi aspecto no la intimide

Mi bella princesa

Son las cicatrices de mil guerras

Las muchas batallas

El cansancio infinito

La dureza del camino

El cerrar los ojos de los amigos

Los que han hecho de mi 

Lo que ahora soy.

 

Pero a pesar de todo

Sigo siendo un niño

Que sueña y que anhela

Con una sonrisa y un abrazo

Y por qué no con el amor

De una bella princesa

Que, así como usted, deslumbre

Por su pureza y  su belleza...

 

¿Me está sonriendo?

¡Oh! Me siento tan afortunado

Es tan bella su sonrisa

Es tan dulce y tierna

Que hacen volar a mis sueños

Que hacen que simplemente

Mis pies floten sobre la tierra

 

Es usted tan bella.

Y yo, yo soy tan afortunado

De poder bailar esta pieza

Con usted, de poder tomarla

De las manos...

 

No hay nada ni nadie en este lugar

Que compita con su belleza

Mi bella princesa

Pero, ¿qué digo?

No hay nadie en el universo

Que se asemeje siquiera

Un poco a su grácil figura

A su esplendorosa manera.

 

Todos la miran y admiran

Envidian mi suerte

Por haber logrado

que baile a mi lado

Mas aún, que sonría,

Sonría para mi

Dedicándome esta bella sonrisa

Y posando sus alegres ojos

En mi faz sorprendida.

 

Disfruto este instante

¡Claro que si!

Es un momento divino y sublime

Y una gran suerte

Que el destino me trajera aquí

Y que pudiese encontrarla

Y que usted acepte mi propuesta

Y poder verla disfrutar

Y sonreír...

Sonreír a mi lado

Conmigo

Bailando..

 

Mañana partiré de nuevo

Con los demás soldados

Y no tendré miedo de morir

Pues a mi lado estará usted

Bailando este hermoso vals

Tomados de las manos...

 

No se moleste usted

Mi bella princesa

Disculpe la osadía

Pues se que ya está comprometida

Pero...

¿Quien le ordena a este corazón

De sentir lo que quiera?

 

Ahora que ya se va

Quiero grabar en mí esa sonrisa

Esa sonrisa bella y tierna

De niña traviesa

Y tenerla cuando deba morir

A pólvora o acero

Defendiendo la frontera.

 

Serán desde ahora

Y hasta mi último aliento

Todos mis pensamientos para usted

 

Y desearía volverla a ver

Solamente para verla sonreír

Sonreír otra vez

Feliz otra vez

Y quizá nuevamente

Solamente quizá tomar sus manos

Y echar nuestros pies y almas a volar

Al ritmo de este hermoso vals

Que nos regaló un momento celestial

Y que me hizo soñar,

 

Si! Que nos hizo soñar

Con que nos amamos....

Mi bella princesa

Mi amor eterno

Mi pequeña traviesa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.