Eva utópica

Ustedes disculpen

Odio de ser camarera

escuchar, día tras día,

las conversaciones ajenas.

Odio que me inunde, 

a veces, la rabia

al oír lo que no me incumbe.

Odio a los señores de corbata

que van a misa los domingos

y de putas el resto de la semana.

Odio tener que hacerles el café

mientras se cuentan, entre risas,

sus hazañas de burdel.

Odio a aquel que comenta

que ya solo las de quince

consiguen ponérsela tiesa.

Odio al que sugiere

que le gusta más cuando

más nota que las hiere.

Odio al otro que apunta

que las niñas al principio lloran,

pero al rato ni se inmutan.

Odio también al que argumenta

que a los diecisiete

ya se le antojan viejas.

Odio al sibarita caballero

que se queja de que, a veces,

ni siquiera son de estreno.

Odio sentirme indignada

y amarrarme bien la lengua,

para poder seguir callada.

Odio que me hierva la sangre 

mientras caliento la leche

y parto en dos los cruasanes.

Odio a mi compañera,

que me pide que sonría,

que espanto a la clientela.

Odio explicarle mis motivos,

y que argumente que soy yo

la que debo cerrar los oídos.

Odio esta conducta social

de ojos cerrados, mentes cerradas...

¡Todo cerrazón vital!

Odio perder los papeles

y tirarle a uno de ellos

en la bragueta, hirviendo, la leche.

Odio sentir tanto asco.

Odio cruzar mis límites.

Odio odiar tanto.

 

Y es que el odio es como el fuego

que cuando prende , ya no hay remedio.

 

 

 

 

 

Comentarios5

  • Danielzenke

    Fantástico...triste realidad. Enhorabuena...

    • Eva utópica

      Gracias.. solo estoy purgádome el alma.

    • Tokki

      Lo que nos irrita de los demás nos puede llevar a una comprensión de nosotros mismos.
      No permitir que las percepciones limitadas de los demás nos definan.
      Nadie nos puede hacer sufrir, romper el corazón, dañar o quitar la paz. Nadie tiene la capacidad al menos que se lo permitamos, le abramos las puertas y le entreguemos el control de nuestra vida

      • Eva utópica

        Gracias, maestro, por el comentario.

      • Ross4

        Esas cosas que se detestan pero que estan, existen y es imposible cambiarlas...
        Saluditos,
        Ross

        • Eva utópica

          Yo, como buena utópica, apunto a lo dificil.
          Nunca nada es imposible.
          Lo más dificil son los milagros, y aún estos existen.
          Gracias por comentar.
          Saludos.
          Eva.

        • gaston campano

          Odio que la gente sea tan poco sincera y cierre los ojos ante todos los odios justificados.
          Odio a los que cambian una letra y agregan una para justificar con el adios el analisis de los odios.
          Te felicito por tu verdadera verdad.
          Un saludo cariñoso.

          • Eva utópica

            Gracias, Gaston por su ànimo y sus palabras sinceras.
            Reciba un abrazo cordial.
            Eva.

          • Oscar Cruz

            Oh Dios, que increible es el odio...
            Muy humano.

            • Eva utópica

              Humanos son todos los sentimientos... y el odio es uno de ellos.
              Gracias por tomarte la molestia de leer y comentar mis pobres versos.



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.