asallam

LA NOCHE AQUELLA.

Fue una noche como ninguna,

me perdÍ en tu mirada....

Te perdiste debajo de mi cintura.

yo temblaba contrariada...

 

Entonces solo sentÍ la calentura,

de tu piel cuando con la mía se mezclaba...

De tu respirar entrecortado en mi nuca,

No, yo no podía articular palabra...

 

Mientras en mi oído susurrabas,

de mi cuerpo te aferrabas...

Tu perdías la cordura,

yo no quería que me soltaras...

 

Deje que me tomaras hasta el alba,

no puse resistencia alguna...

Deje que solo pasara,

sin poner excusas absurdas...

 

Fue una noche de aquellas para recordar,

mientras camino a la luz de la luna...

Cada gesto y detalle vuelvo a evocar,

al igual que tu lo haces, lo puedo asegurar...

Comentarios1

  • Tokki

    Al principio de los hechos, y cuando han terminado, se hace siempre algo de retórica. En el primer caso, aún no se ha perdido la costumbre; en el segundo, se ha recuperado. Es en el mismo momento de su ocurrencia cuando se suele ser verdadero.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.