Antonela Chiussi

De tenerse

Te detuviste por un momento,

y el mundo sigió girando bajo tus pies.

Quieta, entonces

percibiste el movimiento,

invadiéndote de vértigo 

(y de preguntas)

Comentarios1

  • Toki (Carlos Eduardo Felipe)

    Hay barcas que llevan a dos enamorados por un mar tormentoso; si uno de los dos hace algĂșn movimiento brusco, la barca se hunde.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.