Catelgood

Emudeceremos...



 Te digo te quiero y tus ojos brillan
y respondes con una mirada tierna
que hace que mis palabras se repitan
y la variante sea un "te necesito tanto"
Luego te vas...
.
Y mi mente habla conmigo y te repite
una y mil veces suena otra vez tu nombre
en cada mujer que pasa a mi lado
en cada trino en los árboles cercanos
Pero te vas...
.
Y los sonidos de la vida te nombran
El agua de la fuente evoca tu risa clara
mientras el susurro de viento te imita
Y aún cuando no haya viento ahí estás
Y te vas...
.
Será porque nacimos del sonido
desde el desgarrador llanto inicial
en el que la sorpresa era la constante
hasta el suspiro final de la muerte
No obstante, te vas
.
Y cada palabra mía mueve mis labios
se interna en mis sentidos y la mente
te renombra en el desespero de náufrago
y te encuentra sólo de vez en cuando
Cuando te vas...
.
Y estoy seguro que extrañas mi voz
mis "te quiero", que espero resuenen en ti
y te asaltan cuando menos lo esperas
y te sonrojan enfrente de todos
Porque te vas..
.
Ensayo el discurso para bienvenirte
Y los sonidos caleidoscópicos giran
en torno a tu recuerdo que canta
hasta que enloquezco de sonidos
¡No te vayas!...
.
Cuando regreses, sólo mis ojos verás
tomaré tus manos y conduciré tu cuerpo...
al silencio, como premio a tu presencia
Sin sonido, de fiesta enmudeceremos
Si nunca más te vas...

Comentarios1

  • Diafana

    Y si me quedo... ¿qué?... ¿tan bonitas palabras y no decirlas?... Ja , ja... perdoná Catelgood, me salió lo perversa...

    • Catelgood

      Bueno, si usted se queda, enmudeceremos sin duda. sería cuestión de buscar la logística para enmudecer... regularmente el beso y los ojos cerrados ayudan enormemente (risas)... Gracias por su comentario y su humor. Un abrazo



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.