Francisco David Delgado Montero

Descubrimiento

Ellos que llegaron de

lugares distintos, pero

de raíces conocidas.

Ellos que retoman 

la historia de sus antepasados.

 

Ahora todo es diferente

pues él es quien roba la riqueza

hundiendo su espada en la carne.

 

Y quizás sí, o tal vez no,

pero ella está conquistada.

Él teme que por costumbre histórica

ella se rebele, pero confía 

en que aún necesita de otra espada,

la de su libertador.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.