Nicolás Díaz

Creo que me tengo que ir

Creo que me tengo que ir sin moverme
como un espíritu callejero que emane
de mi. Pero... ¿Acaso tengo un espíritu?
¿Quien ronda estas calles que pueda aclararme? Dios no ha hecho el suficiente esfuerzo como para que yo pueda preservar mi fe.

Creo que me tengo que ir sin moverme
como fotones que estan en todos lados y en ninguno a la vez. Pero... ¿que conciencia de la vida podría tener asi?
No puedo ir solo.
Llevenme a los precipicios del Gran Estiramiento. Llevenme a la estrella mas antigua. Llevenme a la masa primigenia, llevenme a la no-historia de nuestros deseos, a las placas donde la muerte nos imposta, a las raices de lo obscuro.
Dejenme ahi y si quieren, miren desde lejos.


Voy a destruir todo lo que pueda.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.