YO CLAUDIO

EL NEGRO.

 

El negro le llaman todos 

corcel fuerte y ladino

criado en la pura montaña

alimentado por pastos andinos.

Fuiste atrapado, para ser llevado

a la lidia a campo abierto

para hacer de ti un fiel compañero

amigo del que fuera tu capturadór 

sin antes mostrarle primero 

que fuiste un gran luchador.

Jinete que vas abrazado 

al negro, con firmeza en la rienda,

montando al ágil condenado

la gente mira, ríe y aplaude

el animal luchando con fuerza 

para no ser domado.

Cansado y sudado,

llegaste hacer manso,

luego te llevaron al corral

para un breve descanso,

pero a pesar de todo esto 

te ganaste, un gran respeto.

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.