pupykuba

Tú.

Corre tu arroyo manso 

por mis felices ojos:

siento su fresco baño 

cada vez que apareces

por la puerta del mundo

oronda y sonriente

premiando mis antojos.

 

Llenas con tu presencia

de grata algarabía el placer de mirarte

cuando llegas airosa

y llena de emociones:

Cuando expresas tus sueños

toda el alma se agranda,

mujer de mis amores.

 

Tus palabras penetran

dentro del corazón,

por dulces, por honestas:

infunden sensaciones

que me incitan las ansias

de abrazarte a mi pecho

como preciosa prenda.

 

Halagas los sentidos

con las cosas que inventas,

provocas emociones jamás imaginadas,

fundes los sinsabores

creando el desafío

se estrecharte en mis brazos

para calmar el frío.

 

Nuestras vidas se entienden

porque se complementan:

tú, noble, yo, sensible de tus necesidades 

de pasear por los mares

como grácil goleta

dejando tras de tí

una estela de azahares.

 

Cuando juntos estamos,

todo es luz, ¡todo brilla!,

se agranda el firmamento

que embelesa mi mente;

te muestras orgullosa de tenerme presente;

aún sin licor brindamos

por nuestras mutuas vidas.

 

Avanza el almanaque

sin apenas notarlo:

cada vez mas gozoso disfruto tu presencia;

doy gracias por brindarme

este grande alborozo

al grato Ser Supremo

que te acercó a mis lares.

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.