Ramon bonachi

El limpiabotas (Romance)

- Buenos días viejo amigo -
saludaba un noble hidalgo
a un pequeño limpiabotas
que miraba su calzado.
- Buenos días dijo el viejo,
¿están sucios sus zapatos?
siéntese en el taburete
que yo tengo buenas manos.
Si usted quieres les doy brillo
solo por unos centavos,
que mi estómago se queja
y me pega puñetazos.
- Por qué sigues en la calle
con el betún viejo anciano,
este oficio esta obsoleto
mejor busca otro trabajo -
- Me gusta ser lo que soy
y a mi pobreza ¡ carajo!
seguiré limpiando botas
mientras lo quieran mis años -
- Pues perdona mis palabras,
limpia a gusto y sin reparo
que no faltaran monedas
y un abrazo como pago.

Comentarios2

  • Fabio Robles

    Un oficio humilde que describes de manera brillante , como quedaban esos zapatos, luego de ese lustre.
    Muy bueno Ramón, saludos amigo.

    • Ramon bonachi

      Gracias Fabio , un abrazo.

    • FABIO BOHORQUEZ RODRIGUEZ

      Muy bien hecho.
      Un romance muy bonito.

      Un abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.