Wellington Rigortmortiz

* Los Desechos de tu Alma (espíritu sucio y aberrante)

 

Obligado a alimentarme

con el vómito de tus sentimientos

me hallo retorciéndome

de dolor profundo en las cloacas

de tus recuerdos,

tu nueva forma de amar

es estiércol, desechos de tu alma,

desde las alcantarillas del olvido,

el firmamento

que me creaste en la traición,

caen despiadadamente, y,

desean imitar a la lluvia,

mi estúpida e inexplicable

esencia romanticida

desechando al asco,

se unta el espíritu conscientemente

de los desechos de tu alma…

tus pasiones

aberrantes y repulsivas pervierten

sanguinariamente a mi alma,

deformando al amor

como miserable placebo

para el dolor; asesinando

toda condición de humano,

de sentimientos y espíritu,

en mendigo

de tu repugnante amor me convertí,

desechando al asco,

mi espíritu conscientemente

se unta los desechos de tu alma

por toda su esencia…

mi estúpida e inexplicable

naturaleza romanticida

me obliga en el dolor por amor

a alimentarme

con el vómito de tus sentimientos,

…tu nueva forma de amar

es estiércol, desechando al asco

que me produces

física y espiritualmente,

en las cloacas de los recuerdos

separados por las alcantarillas

del odio, del silencio, de la traición,

de la mentira, aun amándote estoy,

con los sentimientos aberrantes,

con el alma pervertida,

todo, solo por ti.

 

En las cloacas de tus sentimientos

alimentándome y retorciéndome

con tu vómito, en el estiércol,

desechos que tu alma

obsequia sin misericordia,

me prolongas la vida

que miserable y rendida se allá,

entreteniéndote desde el infierno

el cual me creaste

dejándome allí prisionero,

deleitándote estoy en la distancia,

a ti, y a tus malditos espectros amigos,

…tu nueva forma de amar

es estiércol, desechando al asco

que me produces

física y espiritualmente,

en las cloacas de los recuerdos

separados por las alcantarillas

del odio, del silencio, de la traición,

de la mentira,

con los sentimientos aberrantes,

con el alma pervertida,

aun amándote estoy,

alimentándome de todos

los desechos de tu alma,

revolcándome en los mismos,

todo, solo por ti, espíritu sucio,

alma aberrante.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.